El Diario: Encabezando la lucha en la justicia civil

Por Mark Levine

19 Agosto, 2015

Temprano en una mañana caliente del verano, una mujer entró en mi oficina en el oeste de Harlem. Ella mostraba una actitud cálida, pero en el fondo, estaba cansada. Esta madre soltera estaba librando una batalla muy familiar para muchos y con implicaciones de largo alcance para ella y su hija.

Recientemente, Dolores Lyons atravesó por una experiencia casi impensable; después de vivir con su hija y su madre en un apartamento en el oeste de Harlem durante más de seis años, su madre falleció. Para agravar el dolor de esta tragedia, en un momento que debe ser reservado para el duelo, Dolores y su hija se enfrentan al desalojo por su casero que pretende negarles sus derechos de sucesión. A tan solo cinco días de su cita en la Corte de Vivienda, un sistema en el que sólo el 10% de los inquilinos tienen representación legal, en comparación con el 90% de los propietarios, Dolores explicó que no tenía abogado y sabía que estaba navegando un proceso con demasiada frecuencia amañado a favor de su oponente – su casero.

Lamentablemente, estos casos no son raros. La gente se pregunta, “¿Hay algo que se pueda hacer para ayudar?”

La respuesta es un “sí“ rotundo.

Casos como el de Dolores, son los más comunes entre los constituyentes que vemos en nuestra oficina del distrito, y se reflejan con frecuencia alarmante en los cinco condados. Estos neoyorquinos que están luchando por sus hogares son crudos recordatorios de que el status quo en la Corte de Vivienda falla cualquier estándar razonable de la justicia. Afortunadamente, líderes de toda la ciudad han comenzado a reconocer este campo de juego desigual.

A principios de este año, auspicié un proyecto de ley junto a la presidenta del Concejo Municipal Melissa Mark-Viverito, que crearía la Oficina de Justicia Civil, la primera oficina de su tipo. Esta ley fue aprobada por el Concejo Municipal en votación de 49 votos a favor y 0 en contra, y fue firmada por el alcalde Bill de Blasio el lunes pasado. Esta oficina, creada sobre el modelo de la Oficina de Justicia Penal, de largo historial, dirigirá la expansión de los servicios legales civiles a lo largo de nuestra ciudad, mediante la coordinación con el Alcalde y el Concejo Municipal para encontrar maneras de desarrollar servicios legales de bajo o ningún costo para residentes de bajos ingresos.

En estos momentos el Concejo Municipal también se ha asociado con la administración del alcalde De Blasio para proporcionar niveles históricos de financiación para los servicios legales civiles en nuestra ciudad. Mediante mi presupuesto discrecional, he hecho una prioridad apoyar a las organizaciones que luchan para garantizar los servicios jurídicos para los neoyorquinos de bajos ingresos en los casos civiles y educar a las personas sobre sus derechos. Aunque estamos haciendo avances en la protección de los neoyorquinos para que nadie se enfrente a juicios que alteran por completo su vida, todavía queda mucho más por hacer. El alto precio de nuestro sistema de justicia civil, especialmente en el ámbito de la Corte de Vivienda, se revela en muchas maneras que son dolorosas y duraderas. Se revela en la desesperación de la madre soltera, que aunque se encuentra en duelo por la pérdida de su madre, debe reunir fuerzas para luchar por su familia y evitar un refugio para desamparados.

La forma en que este sistema funciona ahora – engrosando las filas de nuestros refugios para desamparados a través de desalojos evitables e innecesarios – significa que el sistema conlleva más costos que simplemente proveer un abogado desde el principio.

Así que nuestro trabajo tiene que continuar. Es difícil, pero necesario para trazar una ruta al derecho a un abogado para todas las personas de bajos ingresos en la Corte de Vivienda. Cuando los neoyorquinos se unen para apoyar la equidad fundamental, toman la postura de que nadie tiene que enfrentarse a un escenario en la corte que puede alterar su vida y que están completamente impotentes para enfrentar. Debemos aprovechar para construir sobre nuestro enorme progreso y continuar el impulso para ampliar los servicios legales civiles. Juntos, podemos lograr que situaciones desgarradoras como la de Dolores, sean transformadas de una ocurrencia común a una situación rara o inexistente.

Read the Full Story Here

Sign up for our mailing list!

Report a Problem Participatory Budgeting Events